Pagos móviles P2P

Pagos móviles P2P: legislación y barreras

Es indiscutible que el teléfono móvil se ha convertido en nuestro compañero de fatigas. Siempre encontramos un momento en el día para leer la prensa, consultar el correo electrónico o echar un vistazo a las redes sociales. Pero cuando esta ubicuidad se extiende a una actividad tan común y tan humana como el pago o préstamo directo entre personas nos encontramos con ciertas inquietudes entre proveedores de servicios financieros y, sobre todo, entre los legisladores.

VenmoMientras tanto, los proveedores de pagos han ido tomando posiciones y presentando sus aplicaciones de pagos móviles P2P, como Venmo o Tilt  e incluso han ido añadiendo funcionalidades, como los intercambios monetarios P2P entre grupos, que no hacen otra cosa que intentar sustituir a los bancos con un éxito -todo hay que decirlo- de momento muy reducido.

Con el fin de aplacar dicha inquietud el pasado 29 de junio el Euro Retail Payments Board (en adelante, ERPB), presidido por el Banco Central Europeo, publicó el “Informe y Recomendaciones sobre pagos móviles interpersonales del grupo de trabajo del ERPB”. Tal informe complementa al elaborado por el Foro Europeo sobre Seguridad de los Pagos al por menor (Secure Pay) del Banco Central Europeo sobre Recomendaciones finales para la seguridad de los servicios de acceso a una cuenta de pago”, publicado el pasado 12 de mayo de 2014.

En este sentido, durante los meses de febrero a mayo de 2015, el grupo de trabajo del ERPB se ha venido reuniendo mensualmente para analizar las exigencias que conlleva el desarrollo de aplicaciones de pago interpersonal y transfronterizo a través del teléfono móvil, así como para configurar unas recomendaciones para la consecución de dicho proyecto. El principal cometido de tales encuentros fue, precisamente, el de analizar las aplicaciones existentes hasta la fecha y las posibles barreras que podrían impedir su desarrollo a nivel europeo.

En sus reuniones, el grupo de trabajo señaló también que los avances tecnológicos en el espacio del dispositivo móvil y de sus aplicaciones están difuminando la delimitación entre las experiencias bancarias a través del móvil y por medio de la web.

Antes de profundizar en el contenido del referido informe del ERPB, conviene recordar la definición utilizada por su propio grupo de trabajo para definir los pagos móviles interpersonales: “Los pagos móviles P2P son transacciones que:

  1. Tienen lugar entre dos individuos (a diferencia de los pagos “de persona a comerciante” o “P2M”).
  2. Se inician, confirman y/o reciben a través de un dispositivo móvil, por el que se transmiten además las instrucciones de pago y otros datos del mismo.
  3. En las que la cuenta de pago del beneficiario se identifica mediante un proxy o identificador distintivo de pagos móviles como un número de teléfono o una dirección de correo electrónico”.

Aplicaciones móviles P2P: quién, qué y cuánto

Para sentar las bases de dicho informe, el grupo de trabajo del ERPB lanzó una encuesta a todos los países de la Unión Europea a fin de recabar información y obtener una visión general del mercado de las aplicaciones móviles de pago interpersonal, así como de las principales barreras de mercado que encontraría el lanzamiento, posterior desarrollo y utilización de una aplicación de estas características en el ámbito europeo, para así, posteriormente, elaborar unas recomendaciones tendentes a hacer viable dicho proyecto.

millennialsLa encuesta señaló que, en general, las aplicaciones móviles de pago interpersonal disponibles se limitan al ámbito doméstico, local o, incluso, intrabancos; que había 22 países europeos que contaban con tales medios de pago y que algunos, como Bélgica, Italia o España presentaban gran diversidad, la mayoría lanzadas en los últimos dos o tres años. En nuestro país, por ejemplo, operan Wizzo, Cashually, Ealia, Transfi y Yaap Money.

Como se ha señalado anteriormente, estas aplicaciones cuentan con un ámbito restringido y, además, el número de transacciones es bajo en comparación con los medios de pago tradicionales (over the counter o a través de banca en línea) y con un promedio de valor inferior a cien euros. Tan solo algunas permiten el intercambio entre personas y el mercado (P2M), realmente la meta perseguida a corto-medio plazo.

Asimismo, la encuesta arrojó otros curiosos resultados, tales como que la moneda utilizada en cada aplicación es usualmente la del país de origen; que algunas aplicaciones son factibles para ser utilizadas por la SEPA; que se emplea una amplia gama de infraestructuras de compensación y liquidación; y que la participación de operadores de redes móviles es limitada, entre otras.

Las principales barreras señaladas por los encuestados fueron clasificadas en cuatro grandes grupos:

  1. Demanda insuficiente: la clave para que esta aplicación resulte atractiva está en reducir los costes en la medida de lo posible para que, una vez se consolide y aumente la demanda, pueda apuntarse hacia un objetivo más alto, a la vez que lógico, como son los pagos móviles transfronterizos entre individuos y comerciantes, aumentando así las oportunidades de negocio.
  2. Seguridad y protección de datos: no sólo se requiere el consentimiento del usuario para el tratamiento de sus datos, sino que los operadores deben tener la garantía de que sus socios están también aplicando idénticas medidas de seguridad y protección de datos.
  3. Fragmentación entre los servicios existentes o falta de interoperabilidad: es necesario generar la capacidad de intercambiar información y de utilizar la información intercambiada por las aplicaciones.
  4. Diferencias entre los requisitos normativos de cada país, por ejemplo, en cuanto a la normativa reguladora de la prevención del blanqueo de capitales.

En resumen, el principal obstáculo con que se encuentran los operadores financieros es de tipo legal, dado la protección de datos podría englobarse en el ámbito normativo.

Sentado lo anterior, la conclusión del grupo de trabajo se tradujo en encontrar una solución adecuada para permitir que cualquier persona sea capaz de iniciarse en el mundo de los pagos móviles interpersonales, de forma segura, empleando un sencillo método de intercambio de órdenes de pagos en el que se cuente con información acerca de la contraparte, la cual está dispuesta a compartir con el fin de hacer un pago. Además, se reconoció también que el desarrollo de estos pagos se beneficiaría de la disponibilidad de los pagos instantáneos.

Propuestas y recomendaciones para los pagos móviles entre personas

En cuanto a los resultados logrados por el grupo de trabajo del ERPB, las recomendaciones formuladas en su reunión de 29 de junio de 2015 pueden resumirse en:

  1. Consenso y cooperación para que las aplicaciones existentes puedan ser desarrolladas, organizando a tal fin un foro de aplicaciones de pago que ha de ir acompañado de la creación de una infraestructura normativa que regule su utilización, así como de una estructura de gobierno que se ocupe de definir, publicitar y mantener dicha infraestructura normativa. Esta medida pretende combatir la barrera de mercado más importante; la fragmentación existente entre las cincuenta aplicaciones móviles de pago de ámbito local, que pueden servir de base para la implementación de dicha estructura.
  2. Poner en marcha una línea de servicios de pago que permita intercambiar datos sobre los pagos interpersonales a través del móvil a nivel europeo.
  3. Realizar un análisis de mercado sobre potenciales proveedores de un servicio de búsqueda de proxy estandarizada, a nivel europeo.
  4. Realizar una revisión legal completa motivada por el impacto actual de la protección de datos y de la prevención del blanqueo de capitales (PBL).

Para lograr la consecución del objetivo global, el grupo de trabajo planteó las siguientes acciones concretas:

  • Crear un método de pago europeo subyacente (por ejemplo, la SEPA Credit Transfer).
  • En la medida de lo posible, reutilizar las infraestructuras de los actuales proveedores de servicios de pago (SEPA, IBAN).
  • Lograr una interoperabilidad armonizada entre varias bases de datos locales: conviene destacar acciones como la creación de un foro de colaboración para definir las reglas y gestión del servicio; consensuar con las aplicaciones locales los proxies a utilizar; generar un código SEPA adecuado para la identificación de los pagos; desarrollar incentivos para los potenciales usuarios finales; realizar una revisión legal sobre la responsabilidad de las partes en relación con la violación de datos, etc.
  • Por último y quizás más importante, a fin de evitar las ineficiencias inherentes a múltiples conexiones bilaterales, debe desarrollarse un servicio de SPL (Standardised Proxy Lookup) que permita conectar indirectamente las aplicaciones locales.

El SPL es el método más aceptado y extendido. Entre sus ventajas fundamentales se encuentran las siguientes:

  1. Pueden reutilizarse anteriores infraestructuras.
  2. Requiere una única conexión.
  3. El fracaso de una sola base de datos no pone en peligro todo el sistema.

Seguridad-movilEl éxito del SPL reside fundamentalmente en la seguridad. Como sabemos, un número de teléfono sólo puede registrarse una vez en cualquier base de datos de proxy único. Con este sistema, el mismo número de teléfono puede registrarse en varias bases de datos locales, teniendo asociado en cada una de ellas un IBAN diferente, sin que exista riesgo de fraude o intromisión ilegítima. Esto es debido a que los datos registrados en las bases de datos de cada aplicación no se vuelcan íntegramente en una base de datos centralizada, sino que es el SLP el que, de forma ordenada, accede y consulta las bases de datos disponibles en busca del número de teléfono requerido por el usuario y, por ende, del IBAN asociado a éste en cada caso.

Dicho lo anterior, conviene señalar que se analizaron otros dos métodos alternativos a la SPL consistentes en:

  • Replicar las bases de datos locales en una centralizada que contenga los registros de todos los sistemas. Como inconvenientes se encontró que es una solución atractiva para hackers y organizaciones criminales, que implica elevados costes, etc.
  • Conectar las aplicaciones locales directamente con otras para resolver una consulta proxy. Su principal desventaja es que resulta excesivamente complejo y costoso.

Por otra parte, existen otras cuestiones operativas pendientes de determinar respecto de este sistema global, por ejemplo, la posibilidad de notificar la realización del pago a las partes, de señalar la disponibilidad de fondos, de limitar el importe a transferir, de fijar mecanismos de seguridad y autenticación y de elegir qué datos se divulgarán a los usuarios finales o las condiciones para proveer y registrar proxis, entre otras.

Por último, es interesante mencionar que el Consejo Europeo de Pagos (EPC) está organizando un Taller sobre pagos móviles P2P, una gran oportunidad para los interesados en contribuir a la interoperabilidad europea (proveedores de servicios de pago, consumidores, organizaciones, etc.). El Taller se celebrará el 10 de diciembre de 2015 en Bruselas y con él se pretende involucrar a la comunidad en dicho proyecto, así como fomentar el debate sobre SEPA y las recomendaciones divulgadas por el ERPB. En este sentido, habrá que estar a las conclusiones que se publiquen respecto del mismo.

Como conclusión, podemos afirmar que, en el marco del proceso de estandarización de los servicios financieros que está llevando a cabo la Unión Europea, este tipo de iniciativas adoptadas por el Banco Central Europeo nos dan una idea de la magnitud que está alcanzando el interés de los operadores financieros por los pagos móviles P2P que, además de responder a las necesidades de los usuarios, podrían contribuir al crecimiento económico europeo.

Loviit

Abogado especializado en el asesoramiento a entidades financieras a lo largo de más de 20 años, fundamentalmente en las áreas de crédito y medios de pago.
Sin comentarios

Responder